12

Una sensación extraña



COMPRA
Escritor: Orhan Pamuk

Dice la 'maldición' que, a menudo, los libros que surgen de la observación, experiencia, imaginación y arte de muchos escritores, tras ganar el Nobel de Literatura, pierden el interés de sus libros anteriores. Si esto, a veces, pudiera ser así, con este libro desde luego ya digo que no se cumple, pues es esta una novela que se disfruta desde la primera página.
Pamuk con su escritura nos lleva, como lo haría la más seductora de las serpientes, a una envolvente radiografía del cambio y transformación de una ciudad: Estambul.

Para esto Pamuk recurre a la entrañable historia de Mevlut y sus familiares. Es una novela de lectura fácil, de ritmo embaucador, entretenida por la trama de personajes, a través de los cuales se despliegan la variedad de las diferentes emociones humanas y posiciones ideológicas.

Mevlut es el observador vendedor callejero de boza, que como muchos otros habitantes de Estambul, vendrían para quedarse, desde los distintos pueblecitos pobres de Anatolia, bien entrada la segunda mitad del siglo XX, para ir poblando paulatinamente las colinas de la ciudad, a modo - en un principio - de barriadas de chabolas ilegales; barriadas que con el paso del tiempo acabarían siendo los actuales barrios de cemento, hormigón y edificaciones de 12 plantas. Y es que si Estambul contaba con 3 millones de habitantes cuando Mevlut inmigrara en el año 69, 40 años después pasaría de los 13 millones.

En esta historia, además de la transformación de la ciudad, las fantásticas descripciones de la vida bulliciosa de la misma, con sus mafias, corruptelas, ideologías, y personajes, la figura de Mevlut aparece como una figura resilente al cambio, que sin embargo, no deja de fascinarse y fundirse con la ciudad que evoluciona, porque mientras va vagando solitario por las noches al grito de ¡boo-zaa!, es su forma de conectar con su yo interior y el alma de la ciudad. Durante esas caminatas nocturnas, es cuando “esa sensación extraña que presidía su vida, todas las dudas que pesaban sobre su alma son analizadas, porque ¿cómo explicar la distancia entre la intención de nuestro corazón y la intención de nuestras palabras, o lo que es lo mismo, cómo explicar la sutil diferencia entre la postura privada y la postura pública de toda persona?"

Cada capítulo va encabezado por una cita elegida por Pamuk. Me despido con un consejo: leer también el otro libro de Pamuk dedicado a Estambul: “Estambul: ciudad y recuerdos”, y con con dos citas, de las utilizadas en los encabezamientos de esta novela:

En el paraíso, la intención del corazón y la intención de las palabras es una" (Ibn Zerhani)

 “No puedo meditar sino andando; tan pronto como me detengo, dejo de meditar; mi cabeza no funciona sino al compás de mis pies” (Rousseau)

NOTAS PERSONALES:
  1. El objeto de venta callejera del protagonista es una bebida que se llama: boza. Se trata de una bebida tradicional turca de 3 grados que se vendía cuando el alcohol no estaba permitido o restringido. Cuando Atatürk fundó la República en 1923, autorizó el consumo de raki, vino y cerveza, y casi todos los establecimientos de venta de boza, -desplazados por estos- fueron cerrando, quedando sólo la venta callejera, que finalmente también desaprecería como pasara con las ventas callejeras de roscas, yogures, mejillones, arroz y muchos otros. Recuerdo que me llamó la atención, cuando fui en el año 2005, la actividad de venta callejera de roscas y pescado asado. (la novela acaba en el año 2012).
  2. En lo político y social vemos cómo fundamentalmente los que hacen ganar peso a los partidos islamistas son los inmigrantes procedentes de estos pueblecitos pobres de Anatolia. Mevlut también les había votado.
    El papel del ejército: Tanto para los partidarios del golpe de estado de 1971, como los no partidarios, interpretaban a Atatürk en su bando. Para los partidarios, la mano dura del ejército era la forma de impedir que la gente se dejara engatusar por los comunistas y los islamistas, y luego estaban los kurdos, los separatistas que querían romper la nación.
    También se cuenta con ejemplos cómo barrios hasta hacía muy poco poblados por griegos, armenios, judíos y asirios, habían visto sustituir sus habitantes por inmigrantes venidos de Anatolia, tras haber los primeros tenido que huir por insoportables presiones políticas y sociales. Un ejemplo es Tarlabasi.
    Los izquierdistas y alevíes perdían su lugar en la ciudad sofocados no sólo por los nacionalistas, sino también por el crecimiento de los partidos religiosos.
  3. Sobre la construcción ilegal en base a la cual Estambul creció. Se cuenta bien a través de los personajes de la novela, cómo la inmigración aumentaba el poder político de los muhtar, porque estos eran los que expedían títulos -no oficiales- de propiedad, pero que tenían su valor porque era en base a estos como se otorgaban documentos de propiedad oficiales, en los ocasionales casos de que hubiera una amnistía catastral .... "Los propietarios burgueses de la ciudad denunciaban en la prensa aquella urbanización descontrolada, pero el resto de la ciudad vivía con entusiasmo la alegría de la construcción ilegal".
  4. La corrupción se cuenta con las artimañas de los estambulíes, para el robo de la electricidad que necesitaban, y los tejemanejes de los inspectores de la compañía eléctrica.

12 comentarios:

  1. Qué interesante lectura. Yo aún no he leído a Pamuk pero me gustaría hacerlo, y desde luego, no me importaría estrenarme con esta novela, Estambul siempre ha resultado una ciudad compleja y seductora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MaraJss,
      Y encima es una lectura muy amena. Result ágil. Algo que no he dicho es que encierra una bonita historia de amor también.

      Eliminar
  2. No me he estrenado aún con Pamuk. Pero últimamente no paro de tropezarme con este libro y cada vez me está llamando más. Y que digas que es una lectura fácil y ágil me anima.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Margarí,
      Es que como es su último libro, pues tiene que estar saliendo en mucho blogs, algo que por cierto voy a buscar para ver si ha tenido la aceptación que me parece que merece.

      Eliminar
  3. Hay que ver que bien me has vendido esta lectura, y no solo porque leer sobre Estambul siempre es un placer, sino también porque si un Nobel se esmera tras su premio, es indudable que el resultado quiere que esté a la altura. Para mí, de todas formas, lo atrayente es esa enorme ciudad que me dejó más que impresionada. Me temo que seguiré tu consejo y me adentraré en Istambul de la mano de tu querido autor Orhan Pamuk. He de decirte que tuve la "suerte" de perderme por el barrio de las llamadas mafias rusas de la ciudad, al que nos habían dicho que ni nos acercáramos, y digo suerte porque fue una de las experiencias más interesantes que me traje de la ciudad. También compartimos un buen rato con una comunidad de descendientes de judíos españoles, me llamó la atención el curioso español que todavía hablan que nos acercó en una conversación más que interesante... En fin, el gozo de viajar cuando uno consigue ser un poco más viajero que turista. Ya ves, me voy con tu autor y toda su obra ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Susana!
      Y encima el otro de Estambul y este, no resultan repetitivos, porque cada uno te acerca a una perspectiva. Este es más al crecimiento de la ciudad moderna, la de los ültimos 50 años más o menos, una vez "superado" o "aceptado" lo que viene a contarse en el otro libro de Estambul, que me parece que está enfocado desde algo a superar, la visión de una ciudad que arrastra un sentimiento de derrota por un pasado de gloria, una búsqueda de nueva identidad en la que lo occidental tiene mucha influencia, y cosas así.
      Este es una novela, en la que la trama ameniza totalmente la lectura, resulta muy muy entretenida; y el otro es más tipo ensayo, pero una maravilla.
      No, no ha perdido ritmo este escritor, parece ser que puede seguir haciendo lo mísmo, a pesar de tantos compromisos.
      Con lo que me comentas de tu viaje, ya tengo una excusa para volver: el barrio de la mafia rusa, jajajaja.

      Eliminar
    2. Vengo aquí y me lío a escribir, y se me olvida que es tu casa, sí, pero también es un lugar público jajaja (por lo de las mafias rusas). El caso es que me encanta regresar a leer tu respuesta y marchar con más ganas aun de leer a este autor ¡Qué buen trabajo! :D

      Eliminar
    3. Eres taaaan agradecida que me enterneces, de verdad. Eso es una gran virtud, que tengo relacionada con la generosidad.

      Eliminar
  4. No he leído nada suyo y parece que hay que tenerlo en cuenta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Shorby,
      Creo qu e sí merece la pena este escritor

      Eliminar
  5. Creo que lo buscaré y a ver qué me parece.
    Gracias por tu sensacional reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Abracalibro,
      De las lecturas mejores de este año.

      Eliminar

Bienvenid@ a "Los mil y un libros".
Es un placer tenerte aquí.
¡Gracias por comentar!