4

Me llamo Rojo



Escritor: Orhan Pamuk


Este libro, preciosa novela, que se desarrolla en la Turquía del siglo XVI, empieza con un asesinato, y a través de las narraciones de los diversos personajes del libro, el lector tendrá que ir desentramando la identidad del asesino. Habla la muerte, el asesino, el maestro, los discípulos, el enamorado, la enamorada e hija de maestro…. Hasta el dinero habla.

Digamos que aunque el libro gira en torno a un asesinato, el móvil te obliga a introducirte en el mundo del arte de la ilustración islámica, en conocer los valores que primaban en él, tan diferentes a los que primaban en el mundo occidental. Precisamente el sello que todo artista debe de transmitir a su obra es una virtud fundamental en el arte occidental, totalmente contrario a lo que se pretendía en el arte islámico, donde el auténtico ilustrador era aquél que era capaz de recordar los colores, las formas, los detalles, de las ilustraciones que siempre habían existido, aquél que podía pintar con los ojos cerrados las imágenes, aquél que tras sus obras no podía ser descubierto.
En definitiva, el perfecto ilustrador, el artista de verdad, era aquél que era capaz de crear escenas sin transformarlas en ninguna medida como consecuencia de su personalidad, el ego en la pintura era un descrédito a su arte. Un pájaro debe de ser pintado como siempre se hizo, lo mismo para un caballo, un árbol, una hoja……


Disfruté mucho este libro, y ahora, cada vez que veo una ilustración de esas que hay en los libros antiguos, las valoro de forma muy diferente, y me viene a la mente esas palabras de Paracelso:

“Aquél que no conoce nada, nada ama. Aquél que no hace nada, nada comprende. Aquél que no comprende nada, nada vale ... “

Creo que por eso ahora me gustan estas pinturas….. porque ahora las comprendo un poco mejor ….y aprecias el valor que merecen.

4 comentarios:

  1. El Ciberpedantemarzo 04, 2009

    Amar, amar es poseer y un obra de arte casí nunca se posee, solo se puede contemplar, deleitarse, degustar, etc ! Amar.... Uhm .... ! Anhelar, palabra más baja.
    Valer, valer de valor ( es un término de economía ) no sé, no sé.... esto de la economía y la busqueda de la sabiduría se llevan mal.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he visto esa correspondencia entre amar y poseer, sin embargo sí he visto esa correspondencia con el deseo, el deseo que tiene como discípulos los celos y la envidia por ejemplo, que no dejan de ser cadenas. Sin embargo, amar, produce liberación, precisamente porque no lo quieres poseer, más bien admirar desde la comprensión como dice Paracelso. No estoy hablando del amor platónico de Goethe, eso es otra cosa; pues yo me refería al amor que surge de la comprensión de la naturaleza del objeto, y no de la idolatría de un objeto. Cuando el amor se confunde con la posesión es porque entra en juego por ejemplo el miedo, los celos no deja de ser un miedo a perder lo que uno tiene.
    Pero no quiero ser un rollo. Es algo que siempre he tenido muy claro.

    Me refería a eso de que para amar, primero hay que comprender, y que para comprender, antes hay que actuar (participar, profundizar, analizar, todo eso para mí son acciones) por eso,si no hacemos nada, nada podemos comprender, y por tanto amar, y en ese sentido para mí Paracelso concluye bien diciendo, que el que no comprende nada, nada vale, en el sentido de que vive de la acción de los demás.

    Por eso siempre me ha gustado esa frase.

    ResponderEliminar
  3. No hago referencia a la carnalidad en el amor, no, hago referencia a la relación del individuo con un cuadro, libro, foto, dinero, el poder . . . . Etc ) . Mi abuela conocía menos que yo ( vivio en otro siglo con menos medios y oportunidades ) pero sabía más ( hasta del amor, palabra que rehuyo como mentar la bicha ). Hacer, ¿ Que es eso de hacer, que hacemos ? Más dinero, más cultura .... ¿ Hacer más y más es comprender mejor ? Y ya lo de comprender y valor, me pìerdo. Desconfío de la superioridad del que se cree más ( no me mal interpretes ). Un abrazo. Consulta mi blog el del ciberpedante.

    ResponderEliminar
  4. No, no hay nada de superioridad en lo que digo. No hay nada de acumular más dinero ó cultura, en lo que digo.... ¿será posible que vos no me entendés? !hasta me sale ya el argentino!!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!, porque si la lectura nos lleva hacia una comunicación escogida y caprichosa, saber que tú también estás ahí, que eres cómplice en el camino, reconforta el espíritu.

¡Bienvenido/a a "Los mil y un libros".!