27

Kora

Escritor: Tenzin Tsundue
COMPRA

Para los tibetanos, hacer la KORA es recorrer andando un camino que discurre a modo de circunvalación por lugares o monumentos sagrados. Es una tradición tibetana en la que el esfuerzo físico va acompañado de un sentido espiritual, que parece que convierte tal experiencia en algo de lo más completo.

Desde 1950, Tíbet dejó de ser el Tíbet de los tibetanos, para pasar a ser un región bajo ocupación china. Muchos tibetanos tuvieron que huir de sus tierras y desperdigarse por el mundo convirtiéndose en apátridas. Todo un drama al que hay que sumar el que tengan que ser espectadores impotentes, de tristeza contenida, de la transformación de lo que fue Tíbet, que muchos han calificado de genocidio cultural - alrededor del 90% de sus monumentos tradicionales quedaron destruidos-. Un Tíbet, donde en la actualidad, la población tibetana originaria lo habita en minoría. Y mientras tanto, la antigua generación de tibetanos, los únicos que allí vivieron, van muriendo poco a poco y con ellos sus historias sobre la amada Tíbet libre.


Entre estos tibetanos que dedican su vida a no olvidar el sueño de regresar, se encuentra este escritor, Tenzin Tsundue, nacido ya en el exilio, criado en un país de acogida pero que no es suyo. Reivindicativo que con su arte consigue muy bien acercarnos a esa angustia, melancolía y sentimiento de desarraigo del apátrida. Son versos directos, pero de gran belleza, pasionales en la lucha y escritos con una sensibilidad muy contagiosa. “Ellos (los no apátridas) hablaban de unirse todos en una humanidad que desafían fronteras. ¿Que puedo yo, un refugiado, hablar salvo del deseo de volver a casa?".

Consiguen transmitir lo difícil de la situación política, así como el estado emocional del que anhela recuperar sus raíces, en un escenario internacional en el que el lector sufrirá por a la primera-impresión de lucha perdida, en un mundo globalizado en el que David poco puede hacer contra Goliat. Y es que Tenzin Tsundue, no sólo es un escritor, dedica su vida además a que no se olvide la lucha para recuperar un “Tíbet Libre”. Él mismo dice: “Cuando escribo, soy poeta; pero cuando publico soy un activista … El escritor y el activista viven juntos dentro de mí, mano a mano”.

“Kora, relatos y poemas” son 14 poemas, 5 relatos autobiográficos, y una entrevista - que podéis leer traducida aquí-, ha sido una joyita que una personita muy próxima y querida que me conoce bien - y que ha hecho el Kora explicándomelo fatal, por cierto- me trajo como acertado regalo. Me vino directamente de McLeod Ganj, en Dharamsala, un pueblo del norte de la India donde reside oficialmente la comunidad tibetana en el exilio. Allí vive Tenzin Tsundue, conocido internacionalemnte como una de las figuras centrales en la lucha por un Tíbet Libre.

Como despedida, una información para los que estén interesados, para los que quieran seguir los pasos de estos tibetanos que no abandonan su sueño de recuperar su hogar, tal y como lo sienten. Ellos también tienen una página en internet con un nombre precioso, por cierto: “Tíbet escribe”, y encima desde allí, se puede descargar este libro de Kora: http://www.tibetwrites.org

Mensaje para ISI: quinto libro de tu reto "Lecturas en inglés".

EL LIBRO PUEDE LEERSE EN ESPAÑOL. Según tengo entendido lo van a editar en español, pero si alguien está interesado le puedo proporcionar un ejemplar.



NOTAS:
  1. Entre los escritores que gusta leer a Tenzin Tsundue, se encuentra Pablo Neruda.
  2. También se encuentra Jhumpa Lahiri, de la que destaca su libro: “Intérprete de emociones” que además ganó un Pulitzer. Y es que ella decía que su exilio creció con ella, sentimiento con el que Tenzin Tsundue se siente identificado.
  3. Tenzin Tsundue fue aquel tibetano que en 2002 con ocasión de una visita del Primer Ministro chino a la India, se subió por la fachada de un hotel hasta la planta 14, y desde allí desplegó la bandera nacional tibetana y una pancarta roja en la que se leía "Tíbet Libre".
  4. La esperanza de Tenzin Tsundue está con los chinos democráticos. Piensa que una China democrática les devolvería Tíbet. La otra parte de su estrategia es intentar que la India se involucre, haciéndoles ver que compartir fronteras con la ambiciosa y poco de fiar China no es nada conveniente. Ambas ideas son casi utópicas, creo yo. Qué tristeza.
  5. Hay uno de los relatos que es especialmente conmovedor, el de “Mi llamado exilio”. De él quiero destacar un parrafito, que aunque lo que extraigo del relato nada tenga que ver con el drama tibetano - que sí se aborda-, me parece muy representativo de otra cosa: la relación que el tibetano mantiene con los animales, y con su propia conciencia, tan alejada de la que desde occidente mantenemos con ambas cosas. Dice así: “Los refugiados tibetanos, como otros inmigrantes en occidente procedentes de Asia, trabajan duramente para ganarse la vida en ese nuevo país de ambiente tan extremadamente mecanizado y competitivo. Un inmigrante mayor, estaba por tanto muy feliz de haber encontrado un trabajo por el que se le pagaría lo suficiente para no ser una carga para su familia de escasos recursos. Se le puso a cargo de simplemente presionar un botón cada vez que apareciera un bip. Él encontró divertido hacer esa cosa trivial todo el día. Se sentaba allí, con su rosario en la mano, murmurando suavemente sus plegarias y por supuesto, iba presionando religiosamente el botón conforme aparecía la señal (perdónalo, oh, Dios mio, ya que él no sabía lo que estaba haciendo). Unos días más tarde, por curiosidad, pregunta a su compañero de trabajo para qué era el botón. Y le contesta que cada vez que él presionaba el botón, cortaba el cuello de una gallina. Él inmediatamente dejó su trabajo".
  6. Para conseguir un ejemplar en español, ponerse en contacto conmigo.

27 comentarios:


  1. Yo también creo que poeta y activista siempre van juntos, sus versos son su propia voz pero también otro conjunto de voces ajenas que hace suyas, comparte sentimientos. Poesía y compromiso. Así es también la literatura, y la vida. Una mezcla de realidad y sueños.

    Vengo de hacer deberes, esto es, de leer algunos de los versos de tu tibetano, y he comprobado su claro compromiso, y como trasforma su dolor y añoranza en verso. Me llama la atención ver con qué naturalidad se puede recordar algo que nunca has vivido, una tierra que nunca has pisado, una naturaleza que nunca has poseído. La tradición y la genética, y la rabia, fluye por sus poemas.

    Triste situación la de los tibetanos, un pueblo obligado a dispersarse, y contra el que se ha realizado, como bien dices, un auténtico genocidio, que por venir de las manos de la gran China nadie se atreve a afrontar (me refiero a los estados, solo hay que ver como nuestro propio gobierno trabaja a marchas forzadas para evitar tener que enfrentarse a este tema). Pero ahí tenemos otros casos como el pelestino, curdo etc… ;Más cercanos, más conocidos e igual de injustos.

    Claro que me llevo a tu poeta, y ese regalo que te ha llegado de tan lejos y que tanto has apreciado. Felicidades pues, a quién ha puestos en tus manos los versos del dolor tibetano.

    Esto ha sido hoy más que una reseña, un regalo compartido :D

    Besicos !!!

    ResponderEliminar
  2. Susana,
    Clap, clap, clap, sabía que lo ibas a entender, pero no hasta ese punto. "La tradición y la genética, y la rabia, fluye por sus poemas" ¡Ojalá se me ocurrieran cosas así al hacer las no-reseñas.
    Podríamos hacer un intento. Este libro no está en español. Pero podría yo intentar traducir los poemas, y luego te los paso para que los retoques a la musicalidad de la lengua española.
    ¿Qué me dices?

    ResponderEliminar
  3. Eso es complicado, amiga! Para eso hay gente que estudia un porrón de años (traducción e interpretación) jajaja Pero si te apetece hacerlo con "alguno" lo podemos intentar :D

    Feliz y poetico fin de semana !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que yo hago no da dinero, jajaja, no estaba pensando en hacer algo comercial, sino algo para nosotras, o para el que lo quiera de un círculo diminuto :D

      Eliminar
    2. Claro!!!! Yo lo decía por lo complicado, pero ya sé que a ti no se te pone nada por delante. Jejejeje Avanti, amica!!!

      Eliminar
  4. Siempre que paso por aquí aprendo algo, que desconocía completamente lo que era hacer la Kora y desconocía absolutamente a este poeta. Apuntado queda, aunque me parece que voy a esperar a esa colaboración entre Susana y tú, que mi inglés está un poquito oxidado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari,
      ¿Si lo traduzco con apoyos te gustaría leerlo?

      Eliminar
    2. Pues sí, porque mi inglés, como digo, está muy oxidado. Estoy ahora intentando recuperarlo, pero me he tirado un mes para leer una obrita de teatro de Wilde... Despacito, despacito... Y la poesía lo veo más difícil aún...
      Besotes!!!

      Eliminar
    3. Margarí,
      Bueno, pues si lo termino te lo mando, entonces :D

      Eliminar
  5. Me parece un libro francamente interesante. Quizás no para leer del tirón pero si para ir despacio buscando información poco a poco además.
    Este me lo llevo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras Leo,
      Tú puedes leer en inglés. Te lo puedes descargar desde la misma página de www.tibetwrites.org, que son desde la literatura los que están peleando por no ser olvidados. En realidad el libro es muy corto, de esos de tapa rústica de papel reciclado, encuadernado con hilos. Es muy corto además, y precioso. Tiene una fuerza muy contagiosa.
      De verdad, es algo diferete :D

      Eliminar
  6. ¡que joyita nos traes el día de hoy! (o hace unos días más bien ejem, ejem, llego tarde lo que se va convirtiendo en una costumbre).
    Me lo he descargado y espero leerlo pronto.
    Ahhh, yo soy hija de una exiliada. Mi madre dejó a su familia en Veracruz (un estado/privincia/departamento) del sureste mexicano y se vino al occidente del país. 45 años lleva viviendo aquí y bueno...aunque no vivas el exilio porque donde naces es lo único que conoces, la nostalgia de los ancestros (mi madre me mata si me lee) se te cuela en todo el ser. Que bueno que toda esa nostalgia pueda salir en forma de poesía.
    Y nada que quisiera tener recursos para hacer un Koa (y que las letras chiquitas del blog fueran más grandecitas por favoooooooor).
    Se que lo primero no lo puedes arreglar ¡pero que tal lo segundo! ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibioblulímica,
      Sí, a mí también me pican un poco los ojos, jajaja.
      Me hago un poco un lío con los navegadores, porque en algunos se ve más grande que en otros, pero estoy en ello. Tengo que ver aumentarlo un poco.

      Eliminar
    2. Ale,
      Ya creo que está casi arreglado. Me he dado cuenta que las notas estaban no como "samll", sino incluso como "x-small".
      Lo malo de utilizar el zoom en el ordenador es que no te das cuenta de estas cosas.
      En fin, decirte que ya podemos cambiar las gafas por unas de menos dioptrías.

      Eliminar
  7. Icíar:
    me doy cuenta de que ya ni necesito las gafas ¡oé, oé, oé, oé! ¡que alegría! muchas gracias por atender mi petición. Si así trabajara el gobierno de mi país buenoooooo, ¡todo sería coser y cantar!.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  8. Anabel García Capapeyjunio 04, 2014

    Yo no puedo leer en Inglés, así que chicas, animaros con esa colaboración y estaré esperando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anabel,
      El libro está disponible en español, si te interesa puedo conseguirte uno.

      Eliminar
  9. Hola! me ha interesado sobremanera este libros. Dices poder facilitar un ejemplar en español. ¿Qué debo hacer para acceder a el?? Gracias desde ya....

    ResponderEliminar
  10. Hace años que sigo los trabajos de Tsundue, sobretodo su activismo. Tengo este libro en ingles pero me interesaría tener el ejemplar en español. ¿Donde puedo encontrarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfons,
      Te podría enviar un borrador, pero mejor espera un poco, porque lo van a editar, y va a estar muy bien.
      Si quieres me mandas un email, y te aviso cuando esté en las librerías. Igual hasta te podríamos conseguir un ejemplar dedicado por Tsundue, pero mejo lo vemos por correo interno.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Iciar.
      Y sobretodo gracias por difundir a los olvidados escritores tibetanos.
      Enhorabuena por tu blog, es realmente muy enriquecedor.

      Eliminar
    3. Gracias, Alfons.
      Estamos en contacto.

      Eliminar
  11. Donde se puede comprar en español?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía,
      Yo tengo unos en español, pero sé que lo van a editar dentro de muy poco. Si me dejas un email puedo avisarte

      Eliminar
    2. Prosopagnosica@gmail.com
      Gracias!!

      Eliminar

Bienvenid@ a "Los mil y un libros".
Es un placer tenerte aquí.
¡Gracias por comentar!