20

Muertos que trabajan en los campos de caña (La isla mágica)

Escritor: William Seabrook
COMPRAR
 
¡Ya está bien de filofofía (sic)! - me dicen por aquí-. ¡No es cosa clara, que todo se complica, que hay que variar un poco más! - se quejan -.

Bien, bien, estoy de acuerdo, no hay que abusar y toca relajarse, si no quiere una además que se le seque el cerebro como a un zombi. Así que me decidí a traer algo mucho más ligero, aunque aviso que va a ser mucho más inquietante.

Podría haber traído uno de esos estupendos relatos clásicos de vampiros desinhibidos y que campan a sus anchas por territorios góticos habitados por ciudadanos supersticiosos, ¡pero! finalmente me decidí por estos feos especímenes, los zombis, mucho más reales. Y que no sorprenda esto, porque si digo que a diferencia de los vampiros estos sí existen no estaría mintiendo. Ya nos avisaron de su existencia misioneros y viajeros del siglo XIX. Y para más desasosiego, si del vampiro no tenemos claro su origen, los zombissssss sí se encuentran muy localizados, exactamente en Haití.


“Muertos que trabajan en los campos de caña”,  es en realidad un capítulo de la novela “La isla mágica” de William Seabrook. Fue escrito tras vivir su propia experiencia en esta extraña isla donde Africa y el cristianismo se fusionan en exóticos e inquietantes creencias. Es el país del vudú, de ritos que ponen los pelos de punta, en el que además del sacerdote bueno, tenemos al bokor: el brujo "malo". Una fusión de tradiciones y creencias que hace tambalear la razón incluso de la mente del observador más metódicamente científica. Y no estoy exagerando.

En este relato vamos a ser testigos de la existencia de los zombis, veremos qué hacen y qué se hacen con ellos. Nuestro protagonista, un blanco habituado a escuchar diferentes leyendas sobre seres sobrenaturales, indagará sobre el fenómeno. Se sorprende del trato que sus habitantes les dan a sus muertos, los protegen “bajo sólidas tumbas de obra”. No hablan mucho del asunto. No hacen ni dicen nada. Tienen miedo, miedo de acabar ellos mismos convertidos en estos seres sin voluntad, en estos “cadáveres andantes, de expresión vacua, que miran sin ver como los ojos del muerto, sin almas ni mentes, incapaces de reconocer a padres, hermanos, esposas e hijos”, a los que se les ve trabajar como esclavos en los campos de caña. Pero ¡ojo! “como todo el mundo sabe, los zombis nunca deben probar ni sal ni carne”. Pasarán cosas.

NOTAS PERSONALES:
  1. El vudú es una religión que surge tomando elementos, tradiciones y conocimientos de sustancias de origen africano, así como elementos del cristianismo, como la creencia en un alma independiente del cuerpo. El brujo cree que deja sin voluntad al zombi al extraerle ese alma.
  2. Parece ser que la zombificación no deja de ser más que una forma de esclavitud. Un medio de lucrarse de la mano de obra. El mismol Código Penal de la República de Haití, dice en su art. 249: “También será considerado como intento de asesinato el empleo en perjuicio de otra persona de sustancias, las cuales, sin ocasionar la muerte real, producen en el sujeto un coma letárgico de duración variable. Si tras la administración de dichas sustancias la persona resultara enterrada, el acto será considerado asesinato, sea cual sea el desenlace final"
  3. El conocido antropólogo Wade Davis,  tras llegar a sus oídos un extraño caso, el de un hombre que en Haití reaparece en forma de zombi después de habérsele dado por muerto y enterrado hacía ya unos cuantos años, decide ir a Haití en busca de una explicación. Parece ser que existe toda una técnica que hace esto posible, mediante el uso de maltratos y ciertas drogas, como la tetradotoxina del pez globo, por ejemplo. Aquí un extracto de Wade Davis explicando esto:



20 comentarios:

  1. Qué interesante! Me ha llamado mucho la atención a mi chico y a mí puede gustarnos. Me ha recordado al Stevenson de El diablo en la botella. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goizeder,
      Sí que os podría pegar a los dos. Te recomiendo la recopilación de Valdemar. La intrododucción es fantástica.

      Eliminar
  2. Esto si que es cambiar de plano!!! jajaja Ummm no sé mucho de Zombis, excepto que Alaska cantaba una canción muy chula que decía:
    Mi novio es un zombi
    es un muerto viviente
    que volvió del otro mundo
    para estar conmigo
    mi vida ya tiene sentido
    recuperé el amor perdido
    intacto pero podrido.

    Jejeje Pero te diré que en algún asunto de trabajo, ya nos ha tocado tratar temas de Budú!! Así que tendré que ir poniéndome al día con este tema ;)

    Muy interesante la entrevista a Wade Davis. Y tomo buena nota de este libro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana,
      Hala, pues ahora ya sabes que los zombis sì existen, andáte con ojo, jajaja, aunque no creyésemos a Alaska en su día.
      ¡Oye! ¿Qué estáis tratando temas de Vudú en tu despacho? Si escribes un libro contándolo: ¡lo compro! :D

      Eliminar
  3. ¡Se me han puesto los pelos de punta! Los zombis me dan un repelús prefiero vampiros. Aun así me has dejado con las ganas de leer más.
    Me gustan los libros de la editorial Valdemar y sobre todo los de fantasmas, aparecidos y vampiros. ¿Has leído Felices pesadillas o Malos sueños, recopilación de historias de terror?
    Este lo apunto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mithamard,
      Compré la antología de relatos de vampiros clásicos, y luego la de zombis. Los dos muy buenos, como puedes ver, jajaja. y de lo que me comentas, compré no por Valdemar sino por Atalanta, que son para esto los mejores, una antología que la han titulado "Antolog;ia universal del relato fantástico", supongo que aquí coincidiremos en muchos relatos.
      Poco a poco irán saliendo, pero hablo de años, claro, porque los espacío mucho.
      Pero me encantan, son de lo más entretenido.

      Eliminar
  4. A mí los zombis no me han gustado nunca... ni The walking dead ni nada pero hace poco vi un pequeño reportaje en una revista donde se hablaba de los diversos tipos de zombis, que no era más que los reales vs. las adaptaciones de Hollywood y hablaban precisamente de los orígenes y de los zombis haitianos.... muy inquietante. Besos Icíar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yossi,
      De vez en cuando me gustan, son los monstruos de todos los tiempos, y estos últimos encima parece ser que como una "revolución de masas" plagan los cines y demás en épocas de crisis, jajaja, ¿será un aviso? jeje

      Eliminar
  5. Uys, mira que lo pintas bien, pero es que lo paso tan mal con los zombies...
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margar;i,
      Bueno, bueno, para ti harás, cuando aparezcan por tu casa no conocerás las técnicas para defenderte de la plaga, jeje :P

      Eliminar
  6. Bueno me encanta!!!
    Me pones un zombie delante y me tienes metida en el bolsillo =)
    Me lo llevo! Además esta editorial es apuesta segura para mí.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby,
      Pues si eres ya fans de estas guapas criaturitas .... jeje, no pueden faltar en tu biblioteca, no :D

      Eliminar
  7. Un libro diferente. Creo que me gustan más los vampiros que los zombis pero igualmente parece interesante y entretenido.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Narayani,
      Los zombis son muy poco 'sensssssuales'. Están tan muertos como los vampiros, pero a difetencia de los vampiros no buscan chupar la vida de los vivos, sino seguir estando muertos, en masa, (risas cavernosas, jajaja)

      Eliminar
  8. Allá en mis juventudes vi un día una película llamada por este lado del mundo "La Serpiente y el Arcoiris" sobre un científico que viaja a Haití para investigar las propiedades bioquímicas de la planta con que supuestamente crean a los zombies. No dormí durante meses (soy muy miedosa). Y apenas me estaba olvidando de la película de marras cuando uno de mis cuñados viajó a República Dominicana y dice que se sentó al lado de un personaje pintoresco que le dijo que el padre brujo que sale en la película era su padre, y le contó horrores de lo que sucede con el vudú. Verdad o mentira (¿no se estarían burlando del pobre turista?) a mi este tema me da miedito. Creo que prefiero valientemente enfrentarme a la filosofía, ya te digo :D
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibliobulímica,
      ¿Qué me dices? ¿Que hay una película? ¿Sabes que ese es el título de la novela que el antropólogo Wade Davis escribió tras ir a Haití a estudiar este tipo de suceso para no dormir, como bien dices? Jajaja, no pensaba leer la novela, pero ahora sí que pienso buscar esa película :D

      Eliminar
  9. No me llevo nada bien con ellos, la verdad. Quita, quita, que luego no duermo y hay que madrugar y estar despejada... y no andar zombi todo el día, jeje.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen,
      Bueno, bueno, te digo lo mismo que a otros, no estarás preparada para la próxima guerra Z, jeje, :P

      Eliminar
  10. Pues si, que es una película basada en el libro de ese señor Wade (http://www.imdb.com/title/tt0096071/).
    El señor brujo haitiano según esto, venía de estar en una convención mundial de brujos que hubo en Catemaco (Veracruz), e iba de regreso a su tierra cuando lo conoció mi cuñado. http://www.mexicodesconocido.com.mx/catemaco-veracruz.html
    Y por cierto, claro que leeré a Kapuzinsky (o como se escriba, jajaja)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibliobulímica,
      Hummmm, ¡gracias por esos links!

      Eliminar

¡Gracias por comentar!, porque si la lectura nos lleva hacia una comunicación escogida y caprichosa, saber que tú también estás ahí, que eres cómplice en el camino, reconforta el espíritu.

¡Bienvenido/a a "Los mil y un libros".!