37

Los días de Birmania

 
COMPRAR

Escritor: George Orwell

"No estamos aquí con otro propósito más que el de robar. El imperio británico es tan sólo un invento para conceder monopolios comerciales a los ingleses, o mejor dicho, a pandillas de judíos y escoceses".

Se ha escrito mucho sobre la época del imperio británico en la India, sin embargo, cuando encontré “Los días de Birmania” supe que no iba a ser una novela más ambientada en este tiempo, era la novela que George Orwell había escrito sobre esta época, que era también la suya, y vivida además desde sus propios orígenes anglo-indios. Me interesaba mucho el punto de vista que George Orwell, pudiera tener sobre el imperio británico, por esa capacidad analítica y crítica tan inteligente que como por ejemplo vemos en otras novelas suyas como: “1984” y “Rebelión en la granja”.


La novela se sitúa en un pueblecito de Birmania, en 1926, cuando formaba parte de la India Británica. Allí la vida de los ingleses gira en torno a un Club Europeo, “la ciudadela espiritual”, donde se refugian sus miembros, y de prohibido acceso a los nativos.

Flory es uno de estos oficiales, inmerso en sus privilegios de blanco, y aunque como él mismo reconoce, se encuentra “ya corrompido por el Oriente, es decir, ya no quería cambiar su whisky, sus criados y sus muchachas birmanas por el sopor de la plaza de armas", no por eso puede escapar a su estigma, la del inadaptado que no puede evitar interpretar lo que ve de forma diferente. Es crítico con los suyos: "estos canallas modernizados, asépticos y satisfechos de sí mismos” “¡qué lugar, qué gente, qué civilización sin creencias, basada en el whisky, Blackwood's y los cuadros de perros!”, y con un tema inagotable en sus reuniones: "la insolencia de los nativos y la debilidad del Gobierno, y los añorados días del Raj británico".

Así que de vez en cuando Flory "necesita escapar de sus queridos compañeros, los baluartes del Imperio", y como si fuera a casa de una fulana, dice de forma graciosa, se va a casa de su amigo el doctor, un nativo confiado y de buen corazón y que adora a los británicos, a los que ve como "los portadores de antorchas por la senda del progreso" que van a civilizar “a una raza inferior y degenerada". Y de aquí saldrán unas conversaciones de lo más interesantes sobre la época. 
George Orwell

Cuenta también esta novela con una parte más intimista, que viene del lamento del protagonista, de la soledad que arrastra y del deseo de un alma que lo que de verdad anhela es compartir lo que en realidad le admira, piensa y desea. Anticipo que la trama se completará con la llegada de una mujer … porque no hay que olvidar que en aquellos tiempos, en la carrera 'universitaria' del matrimonio “cuando una mujer había fracasado en el resto de los lugares, lo intentaba como último recurso en la India, donde todos los blancos suspiran por ver a una mujer de su raza”.

Me despido con un chiste gracioso colonial que contaban los criados de estos oficiales, a propósito de sus borracheras. He aquí el perfecto repelente anti-mosquitos:
"De noche, señor demasiado borracho para notar mosquitos; de día mosquitos demasiado borrachos para notar señor".

NOTAS:
  1. George Orwell. 1903-1950. Nacido de padres ingleses en Motihari, India, cuando formaba parte del Raj Británico.
  2. Dicen las malas lenguas que George Orwell escribió esta novela basándose en su propia experiencia, cuando estuvo destinado allí como policía de la Policía Imperial India en Birmania.
  3. Birmania hoy en día tiene otro nombre: Myanmar. El lugar de la novela es Kyauktada.
  4. Para el protagonista, en su crítica al imperio británico, que tilda de despotismo benévolo, hace recaer en los oficiales, por encima del resto de funcionarios, la lacra del ejercicio de ese tipo de despotismo.
  5. Flory es un amante de Ibsen, habla del genio de Ibsen, y en concreto de una de sus obras, "El pato salvaje".
  6. Recordatorio sobre leer  "Pudor y dignidad" de Dag Solstand, en la que está tan presente esta obra de Ibsen.
  7. Por supuesto, para no desentonar con otras culturas, para el birmano "una mujer estaba al nivel de una rata o rana".
  8. George Orwell acompaña en infinidad de comentarios el tufo a ajo de los campesinos pobres birmanos. Esto me recuerda a "Las baladas del ajo" de Mo Yan, escritor que también eligió este tufo, que parece ser una característica común de las clases más bajas que la baja. Dice el doctor nativo de "Los días de Birmania":  "¡Es increible cómo hasta la sangre se les impregna con ese tufo a ajo!"
  9. En esta novela queda muy bien descrito ese rasgo fundamental del inglés, que fue el de raza superior, y desprecio al nativo. Nativos que sin embargo, consideraban a los ingleses como algo superior. Para Orwell, a muchos de los ingleses que vinieron “no se les debiera haber permitido pisar Oriente" porque para ellos, "ellos estaban en Oriente para gobernar a un montón de cochinos negros de mierda que han sido esclavos desde el principio de los tiempos" … "con todas esas espantosas reformas y la insolencia que aprenden de los periódicos, en cierto modo, están volviéndose tan horribles como la gente de las clases bajas de Inglaterra".  Esta actitud tan común del ser humano, para mí es un ejemplo, que puede explicar la parte psicológica del conflicto Oriente Medio-Occidente. Hay también en este tipo de actitudes un germen del actual odio del los países de Oriente Medio a Occidente, de cómo un pueblo puede pasar del amor al odio sin haber superado, sin embargo, un sentimiento de inferioridad que pudieran arrastrar, algo parecido a un pueblo despechado.

37 comentarios:

  1. No conocía esta novela, pero es atrayente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz,
      Sí. No es de esas de ritmo que te enganche, pero desde luego no es una novela de la que te vayas con las manos vacías.

      Eliminar
  2. Ahora está de moda en el mundo actual "Las Castas"...por el rumbo que están tomando las cosas...Somos como una "Gran India"...Espero que vaya habiendo más gentes con mucha casta...
    Besosss querida :) ;)
    Fdo. Aite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aite,
      Gracioso juego de palabras y significados, jeje. Eso sí: nuestra casta, la mejor :D
      ¿verdad?

      Eliminar
  3. El chiste es muy bueno!!! Tú crees que será autobiográfico de verdad? Me dejas con muchas curiosidades tras la lectura de la reseña, así que supongo que me marcharé de aquí con el título anotado.
    Me resulta curioso lo mucho que ha dado de sí la literatura romántica sobre ese mundo colonial, pero a mí me llama más la atención ese saber que pensaban los hombres con una cierta conciencia...
    Otra vez Ibsen y su Pato salvaje. Y el olor a ajo ... Para que luego dijese Victoria Beckham que los españoles apestábamos a ajo... que sabrá esta de indues, chinos o birmanos ... Y no será por no viajar! Pero claro, ella es una auténtica representante de esa raza "inglesa" tan selecta y sofisticada jejejeje

    Me he ido del tema, pero me llevo tu título bajo el brazo.

    Besicos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana,
      Sí, a mí me hizo reír mucho, aunque mi hijo decía que era lo más malo que había oído hasta ahora, veremos qué opina de mayor, jajaja.

      Sobre la literatura romántica de esta época, pues que a mí me pasa como a tí.

      He cambiado de opinión con respecto a lo que pensaba hace unos pocos años de esta época en concreto que antes me encantaba, ahora la veo diferente.
      Si el siglo XIX, me parecía una época fascinante por todos esas gentes que se lanzaron a descubrirnos territorios hasta la fecha no cartografiados, por lo que de descubrimiento tenían para nosotros, poco a poco estos personajes se me fueron empañando un poco, hasta el punto de empezar a verlos como que se podrían incluso decir que estas aportaciones, sin darse cuenta, han hecho más mal que bien, al menos en este momento, en el futuro la cosa, según evolucione, podría incluso verse como un paso necesario.
      Me viene a la mente, por ejemplo, Stanley, el explorador que ayudó al rey de los belgas al saqueo del Congo, y que se cuenta tan bien en "El sueño del celta", que has leído; o Speke, que siendo “bueno” no pudo impedir que su herencia inglesa de orgullo de imperio, con sus clasificaciones de tipos de negros, en los más superiores y los menos superiores, contribuyera a crear por ejemplo los prejuicios de clases en Ruanda, entre tutsis y hutus; o por ejemplo Gertrude Bell, considerada experta, contribuyó al actual trazado de las fronteras de oriente medio, y que ya se ha visto lo mal que están hechas, donde se mezclan etnias, o grupos religiosos diferentes, que tanta guerra les han dado; otro tanto pasó en Africa ….. Ahora encuentro la época más turbia, por así decirlo.

      Me gusta Orwell, creo, aunque no estoy segura, que es de los pocos que en su época, fue contracorriente y criticó esa postura de su imperio, y le despojó el romanticismo de ser la raza civilizadora por otra un poco más saqueadora.
      Fíjate, aue por ejemplo Joseph Conrad, que también escribió, y sin embargo, no podía evitar sentir con orgullo esa permanencia al imperio británico, ni siquiera apoyó a Casament, que sí vio como Orwell esa otra realidad, tal y como lo cuenta Vargas Llosa en “El sueño del celta”.

      En fin, disculpa la extensión, ya sabes que el exceso de confianza hace estas cosas. Siempre me das la oportunidad de aprovechar y hacer la no-reseña más larga, jajaja.

      Otro besico :D

      Eliminar
    2. No hay nada como conocer otras verdades para que caigan los ídolos del pasado.
      Ídolos de hoy, como Vargas Llosa, que se cargan mitos literarios y humanos de ayer, como Conrad.
      Mas bsikos!

      Eliminar
    3. Bueno, sí, aunque a mí Conrad no me disgusta, a pesar de esto. Él era un hijo de su tiempo, pertenecía a su época, pero ni era un Ibsen, un Orwell, un Casament... estos son los que con ese ir contracorriente cambian la trayectoria lineal, haciendo el recorrido hacia "la mejora" más corta. Como la niña afgana que salía hoy en el telediario, emociona ver cosas así.

      Eliminar
    4. Hoy he visto las imágenes de la primera mujer que corrió una maratón y he recordado tu palabras ...
      http://www.youtube.com/watch?v=iInYRRz0SC8

      Está claro que hay que ser especial para ser el que corta la trayectoria lineal ...

      Un abrazo !

      Eliminar
    5. Qué bueno, Susana. Me ha encantado cómo los compañeros de maratón, no permitieron al juez imán la sacara de la pista :D
      ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  4. No recuerdo haber leído nada de Orwell, aunque he leído bastante sobre la Rebelión de la granja. ¿Cómo vas con Coetzee? A título de curiosidad decirte que esta semana he leído una interesante reseña sobre "From Hell", una novela gráfica sobre Jack El estripador. Buen fin de semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Offuscatio,
      Coetzee, Coetzee, te diré que llevo una tercera parte, y estoy de lo más intrigada, aún no sé por dónde van a ir los tiros, pero es que a mí este hombre me pirria. De momento lo único que te puedo decir que me mantiene muuuy interesada.
      Habla de deseo, de la renuncia, de la natiraleza humana, hay cosas que te recuerdan al Castillo de Kafka, incluso a Cándido de Voltaire. EL niño apunta algo raro, no sé si al final irá por algo tipo Jesús, aún no lo sé, ¡Y! ¡¡están en España!!, pero en una España de potrancos de caballos mezclados con autobuses, y reales como monedas.
      Ya te cuento, pero no va nada mal la cosa. Hay para rumiar.
      Buen fin de semana para ti también.

      Eliminar
    2. ... la maternidad y sus derechos; la intuición frente al raciocinio; el sentido del trabajo; la revolución tecnológica y sus efectos en el empleo .... Me está encantando. Es muy rico. Estoy feliz :D

      Eliminar
    3. El libro es como cuando después de hacer una buena sesión de bicicleta, vas sudando y te metes de golpe (bueno yo de golpe no me meto) en una piscina de agua fría. Esa sensacion al salir. Reparador. Ya te digo: muy rico.
      Aunque aún me queda menos de la mitad, ya no creo que es estropee.

      Eliminar
    4. ¡Horror! Se estropea un poco, da la sensación de estar parcheado, de haberse improvisado :( ... o igual no.,

      Eliminar
    5. Te siento algo indecisa; he visto tu veredicto en Goodreads, pero tampoco dabas muchas pistas. Lo has dejado todo aquí :) ¿Tiene alguna similitud con La Carretera de McCarthy? Si no cae este año, empiezo 2014 con él. Gracias por compartir impresiones. ¡Qué lujo! Un beso,

      Eliminar
    6. Me estaba desahogando, jeje.
      No he leído La carretera de McCarthy, aunque sí la película. Así de pronto no encuentro similitud.
      Pero Offuscatio, no es como el de "Vida y época de Michael K", ni como "Foe", a mí me ha gustado más, eso seguro.
      Supongo que lo sacaré aquí dentro de no mucho.

      Eliminar
  5. Que no la conocía.. Y de nuevo me has convencido...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta lo poco que he leído de Orwell, aunque te confieso que esta obra no la conocía. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire,
      Es totalmente diferente. No son distopías, como creo que se llaman las otras. Es una novela corriente, pero con su inteligencia y capacidad observadora que hace que no te vayas con las manos vacías.

      Eliminar
  7. Ya sabes que lo tengo pendiente en VO porque me lo dejó mi profe :)
    No tenía mucha idea del argumento del libro; más bien pensaba que no era ficción, la verdad.
    Espero que me guste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isi,
      Es que puede que no sea ficción. Dicen que está basado directamente en una experiencia de él.
      Cuando te animes, tómatelo con calma, son tramas tranquilas, pero tienen fuerza. Espérate a tener la predisposición. No creo que te vaya a aburrir, después de haberte leído "El valle de los caballos" donde el 90% del libro son descripciones. Aquí te pasa que cuando terminas, te queda una idea muy visual de lo que tuvo que ser la vida en un puesto de este tipo.
      ¡Espero que te guste! ¡sí!

      Eliminar
  8. De este autor solo he leído 1984, por obligación, en la universidad, pero me gustó mucho, aunque no he vuelto a leer nada suyo, a ver si le hago un hueco. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goizeder,
      Como le digo a Isi y a Tizire, es más una novela normal. Pero es que Orwell es fantástico. Todo lo que hace te deja algo.

      Eliminar
  9. Vale, me has ganado. Lo tengo en casa y no lo he leído aún. Reconozco que me daba un poco de miedo por el tema y el cambio con su obra conocida, pero me has dado un respiro y lo leeré cuando termine el que tengo entre manos
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientrasleo,
      ¡Qué maravilla pillarte, jajaja! Y ansiosa estoy de leer qué te pareció. ¿Vas a picar ya con "La infancia de Jesús"?¿o me vas a dejar que también te gane? :D

      Eliminar
  10. ¡Y yo que siempre le he dado de lado? Hay Orwell más allá de 1984, eso es lo que nos haces ver en tu reseña, me has dejado intrigadísimo. me gusta mucho todo lo que cuentas, sobre todo me llama ese lamento intimista, va para la lista en preferentes además y con la ilusión añadida de reencontrarme con Orwell después de Rebelión en la granja y 1984. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yossi,
      Ya lo creo que hay Orwell más allá de 1984. ¿sabes que Orwell también admiraba a Ibsen, como ya lo hiciera Joyce?, "ese maldito genio", decían por ahí, en una época en que Ibsen era tildado de dramaturgo que envenenaba las mentes, jajaja. Una lástima que Orwell muriera tan joven, nos hubiera dado muchas "diversiones".

      Eliminar
  11. Orwell es un escritor maravilloso, leí todo lo que hay de él, pero lo conocía a través de 1984, pues parece que nadie supiera más de su obra.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto,
      Es verdad, yo voy a seguir leyendo otras de sus novelas. Otro abrazo para ti, escritor :D

      Eliminar
  12. Orwell...lo tengo pendiente, y eso que quedé de leer rebelión en la granja para comentarlo con uno de mis hijos..ayyy, tu me recuerdas que aún no he cumplido.
    Por lo demás, parece de esos libros que hay que leer si o si. Siempre es interesante leer a quien tuvo un poco más de desapego para ver las cosas desde un prisma que abarcara a colonizadores y colonizados . Un beso, Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibliobulímica,
      Sí, ahora es fácil pensar como él, pero el mérito es pensar como él en su tiempo, jeje.

      Eliminar
  13. No la conocía, pero me gusta el autor =)
    Me la llevo apuntada, gracias por la reseña!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby,
      Me alegro por lo que me toca :D

      Eliminar
  14. No la conocía. A ver si la encuentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilu,
      Es diferente a sus dos libros más conocidos, pero de verdad no sé porqué no es más conocido. Pasa el tiempo y me doy cuenta que me queda como libro referente de una época. Con el tiempo el poso del libro encima mejora.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!, porque si la lectura nos lleva hacia una comunicación escogida y caprichosa, saber que tú también estás ahí, que eres cómplice en el camino, reconforta el espíritu.

¡Bienvenido/a a "Los mil y un libros".!