15

El efecto Berkeley

COMPRAR
 Escritor: Juan Arnau

Hace no mucho, leí de este mismo escritor una novela titulada: "El cristal Spinoza", dedicada a la figura del filósofo Spinoza. Fantástica.

Hoy, con la novela que traigo, repito experiencia, aunque esta vez el libro está dedicado al filósofo Berkeley. Si la anterior novela me pareció fantástica, ésta aún más. Así que esperando quedo de próximas entregas.

Nos encontramos en el siglo XVIII. Berkeley aparece en las diferentes ciudades por las que transcurrió su vida, estos escenarios quedan descritos casi como si formaran parte de un cuadro naïf, lleno de detalles, de crisis económica, miserias, pero también de hombres con polvos, plumas, pelucas y refinadas conversaciones.
Presentes también - aunque en diferentes grados- contemporáneos suyos como Newton, Voltaire, Jonathan Swift, lady Mary Montagu, Farinelli, Haendel, Voltaire, Alexander Pope, Malebranche, y muchos otros.


El libro hace un breve recorrido por la vida del filósofo y su filosofía, la cual se nos describe minuciosamente y sin embargo de forma asequible y entretenida, a través de conversaciones de ficción recogidas con muchos de estos personajes relevantes de su tiempo. Fue una época en que el deísmo estaba de moda y la atención para explicar las cosas de este mundo, colocaban en posición de primer plano: los estudios sobre los átomos, las leyes de la física natural de Newton, y cómo no: la realidad de la existencia de la "materia" y otros conceptos abstractos.
Y ahí, entre tanta ciencia que estudia lo externo, aparece una voz distinta: la de Berkeley, que ataca a estos cimientos restándole importancia, al observarlos como un camino equivocado y estéril, porque Berkeley concebía la exterioridad de otra forma, no como algo que existe de por sí, sino como algo que construye el cerebro al ligar las diferentes percepciones que nos dictan los sentidos.

Como consecuencia de este enfoque, Berkeley se encuentra más en la línea del camino de estudio de las civilizaciones orientales: el estudio centrado más en el hombre o seres vivos, en relación a su naturaleza pensante o espiritual, que en las cosas, camino que tomará occidente. Para él era más noble centrarse en "una filosofía que no niega la realidad sensible para afirmar la abstracta", pues para esta última no estamos capacitados a imaginar. "Una filosofía en la que las "cosas" son las impresiones" que nuestro entendimiento relaciona, y por tanto un estudio que no se desliga de ese algo activo que lo hace existir.

"Toda Europa puede estar" con las ideas abstractas. "El filósofo sabe que el hombre que no puede satisfacer su deseo de vanidad se vuelve duro, triste y resentido. Pero es mejor suprimir ese deseo a tiempo que sufrir sus ingratas consecuencias, porque el hombre que satisface su vanidad, si bien licúa su resentimiento, pierde capacidad de empatía, lo que debilita su percepción del mundo" quizás el único verdadero sentido de la vida. Para él es un objetivo más noble dedicarse al estudio de la mente que produce las cosas, más que a las cosas: "dejarnos llevar por la narrativa del mundo y no estar siempre pendientes de su gramática". "Entender la existencia mediante un sentimiento o reflexión interior y de los otros espíritus mediante la razón. Ese es el objetivo del conocimiento humano, no otro".

Me despido con dos notas graciosas. Una es un dicho divertido sobre nacionalidades: "La misma cerveza excita en los irlandeses el sentimentalismo; en los ingleses el cinismo; y en los franceses la verborrea: la hojarasca del lenguaje"

Y la otra, una curiosidad ingeniosa atribuida a Descartes como respuesta por su mucho dormir, y que pongo aquí para que los dormilones se la puedan copiar: "No duermo más que el resto, sino más despacio".

NOTAS PERSONALES
  1. Berkeley (1685-1753); Voltaire (1694-1778); Malebranche y Luis XIV (ambos 1938-1715); Locke (1632-1704); Newton (1643-1727); Jonathan Swift (1667-1745); David Hume (1711-1776); Alexander Pope (1688-1744).
  2. Definición de deísmo: la figura de Dios no se presenta como una cuestión de revelación como venía siendo habitual; sino más bien un algo que es la causa primera por la que el universo y todo queda organizado. Un Dios, que por ser causa primera no tiene por qué intervenir, tal y como lo pensó Aristóteles, y ahora Newton y Voltaire, por ejemplo.
  3. Buscar si en la actualidad, la "materia" sigue siendo la gran desconocida. Para Berkeley, la materia no existe.
  4. Leer el libro de “Diálogos de Hylas o Philonus”, de Berkeley.
  5. Leer "La fábula de las abejas" de Bernard Mandeville.
  6. Breve resumen de la filosofía de Berkeley:
    1. Creer en la exterioridad no es más que un engaño de atribución de unas cualidades que percibimos de un objeto, no a nuestra percepción, sino como propiedad de ese objeto, que atribuimos que existe de forma independiente a la percepción.
    2. Sin embargo, esto no significa que Berkeley pensase que las apariencias engañan, no. Es todo lo contrario, porque él precisamente no defendía que las apariencias engañan. Para él lo aparente es la única realidad, pues la realidad no es otra cosa que percibir y ser percibido. Considera lo percibido como la misma realidad, y por eso, aunque parezca raro, él no desconfía de los sentidos. Lo que hace es no pensar que se puede llegar al conocimiento creyendo en la existencia de todo ese mundo externo como algo no mental. De ahí precisamente, piensa que vienen los errores de la ciencia, que al creer eso, crean ideas abstractas como hipótesis, haciendo que la ciencia se apoye en unos cimientos tan poco sólidos como lo son las arenas movedizas. Nuestra mente no está capacitada para imaginar lo abstracto.
    3. A través de los sentidos y gracias a nuestra mente (para él sinónimo del espíritu), asociamos las diferentes lecturas (impresiones) que nos dan nuestros sentidos para definir el objeto observado (que no es más que una impresión), pero por medio de ese proceso activo de la mente, le damos al objeto una existencia de exterioridad, como si existiera por sí misma, independientemente de nuestra lectura sensible (a través de los sentidos). Todo esto es para él una falacia, porque para él: todo es percepción. Y de ahí el dicho de que “la existencia es percibir o ser percibido”. No se puede equiparar externo con ajeno a la mente.
    4. "El desacuerdo con los materialistas no radica en si las cosas tienen una existencia real fuera de esta o aquella mente, sino en sí tienen una existencia exterior a todas las mentes, al margen de cualquier tipo de percepción”.
    5. De hecho, Berkeley puede llegar a reconocer que las cosas existen de manera independiente de su mente, pero son mente.
    6. A las impresiones que surgen por este proceso las califica de pasivas (es decir, a los objetos que surgen y que son impresiones surgidas de la actividad mental); y a la mente o espíritu que es capaz de asociar unas impresiones con otras, la califica de la parte activa. "La distinción entre cuerpo y alma es una distinción entre lo pasivo y lo activo".
    7. Para Berkeley el efecto que percibimos como consecuencia de una causa no es admisible, pues las causas no podemos percibirlas. Esa causa es si acaso un signo, nada más. "El ruido que oímos no es el efecto de una colisión, sino el signo de dicha colisión".
  7. De casualidad, esta semana, en el programa de Libros con uasabi, aparece una entrevista, que en partes recuerda a todo esto. En ella se habla de la consciencia, algo que me ha recordado al concepto de mente o espíritu de Berkeley. En la entrevista se dice que en un estudio se vio que la materia (los átomos) se movían de forma diferente cuando había alguien que los observaba y aún más cuando esa consciencia que los observaba tenían intención. Hablan todo el rato de una realidad que se construye dentro del cerebro, como decía Berkeley.


15 comentarios:

  1. Wow, ¿y del de Spinoza no hay reseña? Porque vivo obsesionado con él jajajaj, lo veo en mucha de la literatura que leo y creo que debe ser porque tenemos visiones afines sobre el mundo. No ocurre así con Berkeley aunque me encantaría tener el libro igualmente por lo contextualizado que está. Veré la entrevista con Dragó, obviaré a Dragó jajajaa. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Yossi!
      ¡Te puedes creer que me gusta Dragó! jajaja. No porque tenga que pensar necesariamente como él, pero sí porque al menos es de los pocos que tiene criterio. Su programa de libros es estupendo, tiene un sello muy personal que es enriquecedor.

      El de Spinoza lo no-reseñé aquí:

      http://www.losmilyunlibros.com/2014/11/el-cristal-de-spinoza-de-juan-arnau.html

      Es muy bueno también, aunque éste me ha gustado más.
      Me parece que si te gusta Spinoza, este filósofo también te gustará.

      De momento son los dos únicos libros de filósofos que ha escrito Juan Arnau, pero parece que va a ver más.

      Eliminar
    2. Hay cosas de Spinoza que no me gustan mucho, como la creencia de que el mal no existe, y cosas así de bienintencionadas.
      Este filósofo habla más de la interpretación de la realidad, y no mucho de grandes conceptos morales, que me resultan un poco cursis.

      Eliminar
    3. No pude evitar felicitar al escritor y casi rogarle que hiciera más novelas de estas de filósofos. Y me dijo: dame tiempo, jajajaja.
      Uno de Kant me encantaría.

      Eliminar
    4. Y creo Yossi, que tienen más cosas en común que diferencias.

      Eliminar
    5. Bueno, para empezar he leído ahora mismo una sí-reseña de Spinoza, entiendo la parte en la que no conectas con él pero la reseña, según la abres, es muy la parte de Spinoza que más aprecio.De todas formas, tienes razón, la definición de filósofo naif se la ha ganado a pulso ;)

      Uno de Kant sería una auténtica locura, madre mía lo que hay que luchar con ese hombre para entender las Críticas, para mí es admirable su mente y su carácter, un hombre tan tranquilo, de apariencia tan pausada y aquí nos tiene, siglos después rompiéndonos los sesos jajaja, a ver si el autor se anima y nos esclarece algún punto, las críticas guardan tantos recovecos que parece que uno jamás termina de leerlas.

      A mí Dragó me cae muy, muy mal pero bueno, eso ya es cuestión de gustos.

      De Berkeley el punto que más me gusta es la definición de realidad y veo que a ti también te ha llamado la atención.

      Yo creo que un libro de cabecera para leer a sorbos es la Historia de la Filosofía de Bertrand Russell, creo que hace un trabajo espléndido haciéndola más accesible y contextualizándola.

      Besos :)

      Eliminar
    6. Ya me apunté en su día los libros de Russell, de hecho hasta fui a Fnac a preguntar por ellos, por suerte no los tenían, jajajaja, porque hubiera picado. Pero los tengo muy presentes.
      De Kant, la parte que Gaarder en El mundo de Sofía, le dedica, es de lo más entendible, al menos conmigo consiguió que me interesara este filósofo casi más que otros, aunque todos tienen lo suyo.
      Otro beso :)

      Eliminar
  2. Solo por tratar de la filosofía de forma asequible y entretenida ya me llama la atención. Aunque la tengo olvidada, desde los tiempos del insti. Y mira que era de mis asignaturas favoritas...
    Besots!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Margarí,
      Bueno, jeje, pues al menos, ya sabemos, para cuando te haga falta, que aquí tenemos un escritor que nos hace el camino fácil.

      Eliminar
  3. Y yo que creía que Berkeley era una universidad!!! Jejejjeej
    Siempre tuve malos, muy malos profesores de filosofía ¡Qué pena! Sí, lo sé. Así que siempre me he acercado a la filosófica con precaución, como con una coraza puesta. No me fío, de estos señores ;) Bueno, el tiempo pasa y una ha crecido en años, en experiencia y en…, sí, en filosofías. Pero te diré que no es este uno del que sepa mucho, así que si tu me dices que es una buena forma de acercarme a él, pues sea. El día que Berkeley me quite el sueño, que podría ser mañana mismo tras la lectura de tu no-reseña, iré directamente al recuerdo que me llevará hasta tu blog y después hasta tu escritor :D

    En cuanto a Dragó... Me voy a hacer amiga de Yossi ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana,
      Pues habrá que ver si esa universidad tiene el nombre que tiene por este filósofo.
      Me gustan los hilos que describes, buena ruta, jeje. Ahora sólo a esperar "la causa primera" que desencadene toda esa sucesión que describes, jajaja.
      A mí Dragó, hace unos pocos años no me gustaba nada, ahora ya sí, aunque solo sea por puro interés, pocos programas quedan ya que hablen de libros y temas de interés, que los de Dragó en la televisión.

      Eliminar
  4. Pues con esta propuesta creo que de momento no me voy animar =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby,
      No, no parece que pegue con tus gustos, al menos de momento, que nunca se sabe, jeje.
      Ya sabes que existe,eso sí.

      Eliminar
  5. Icíar: pues yo me lo apunto. Aún recuerdo el gran trabajo que me dió encontrar el de Spinoza y no lo he leído (ayyy que yo), lo voy a buscar para llevármelo de vacaciones y leerlo ¡ya!
    Este lo anoto ¡como me haces picar! la cita del sueño se la voy a bordar a mi charro ;) jajaja...es de los que duermen "despacio".
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ale,
      Ya te veo, picando con la filosofía. De verdad que para esto son muy buenos esta serie de filósofos de Arnau.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!, porque si la lectura nos lleva hacia una comunicación escogida y caprichosa, saber que tú también estás ahí, que eres cómplice en el camino, reconforta el espíritu.

¡Bienvenido/a a "Los mil y un libros".!