20

Malentendido en Moscú

Escritora: Simone de Beauvoir
COMPRAR

1966. André y Nicole se encuentran de viaje por Moscú. Tienen todo el tiempo libre del mundo.

Él, de 64 años, parece que lleva su edad  “con despreocupación”, al menos eso piensa ella. Es fumador y bebedor empedernido. Apasionado de la historia y los viajes.
Ella también adora el humo, pero controla más los grados. No se queda muy atrás en los años: tiene 60. Hace régimen; pasa hambre: “no se quiere engordar”. La vejez le pesa, se le olvida a menudo, pero es que con qué facilidad la vida que se renueva te lo recuerda.

Se conocieron cuando aún eran jóvenes. Los dos son socialistas. Lectores y muy inquietos intelectualmente. Ahora los dos sienten la desolación de la vejez, la tristeza de la certeza de un futuro que por corto, viene sin porvenir, falto de proyectos. Y ese vacío confuso que en algún sentido parece que acompaña a la vejez, los dos lo mantienen callado.


Desde esa frágil estabilidad, es desde donde ellos, en silencio, proyectan sus propias emociones e interpretan los sentimientos del otro. Surgen las dudas: “ya no es amor: tan sólo soy una costumbre”. ¿Había sido su historia una historia real o había sido, más bien, la historia que se habían contado a sí mismos? “¡pero qué agotador es odiar a alguien que se quiere!” Aunque también, con qué claridad se ve la urgencia de la huida.

Esta historia de poco más de 100 páginas,  queda muy amenamente contada desde el lenguaje interior de ella y de él; abundan los diálogos, y resulta muy enriquecedor seguir el hilo de estos pensamientos que acaban en unos malentendidos que “comprometen seriamente ese sueño de soledad a dos”.

En ese análisis de lo vivido, además del hecho de envejecer, de interpretar desde el estado emocional presente, lo vivido tanto ahora como en el pasado, surgen temas como el conflicto de ser feminista y aceptar con soltura tu feminidad; el aburrimiento; la política; la situación rusa; la amenaza nuclear; el rencor o invención de los rencores, si se quiere, del que percibe haber renunciado a aspiraciones propias para hacerse dependiente de algo que en realidad te decepciona; ….

Se dice que esta historia tiene mucho que ver con la relación de Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir. En definitiva una agradable confusión de unos personajes para disfrute del lector.

Me despido con un párrafo que especialmente me ha gustado, por el juego de las percepciones:
"Las dos imágenes que tenía de su vida, del pasado, del presente, no se ajustaban. Había un error en alguna parte. El espejismo era el pasado; ocurre a menudo. Cuántas mujeres se equivocan con su vida, a lo largo de toda su vida. La suya podría haber sido lo que se contaba a sí misma. Porque André era impetuoso, emotivo, ella había creído que la quería apasionadamente".

Y con algo más ligero sobre el exceso de edad: "¿más de 60 años? ¿Pero sabes acaso qué son los adultos, incluso los ancianos?: niños henchidos de edad".

NOTAS:
  1. Jean Paul Sartre,        1905-1980
  2. Simone de Beauvoir. 1908-1986
  3. Este libro es de reciente publicación, un texto inédito. Y se corresponde con un viaje que en la realidad ambos realizaron a Moscú en la misma fecha. En aquel viaje, - en el de verdad-, también les acompañaba la amante de Sartre.
  4. Simone de Beauvoir habla de sexo, parece que ya no está interesada.  Aunque nada se dice en este libro sobre la existencia de esta amante, sí que hace referencia a  cuándo y por qué ella decidió de alguna forma "despedirse" del sexo: fue cuando empezó a notar la mirada  asexuada de los demás hacia ella.  Y es que comenta: "para sentirse a gusto en los brazos del otro, una tiene que gustarse" (no es cita exacta).

20 comentarios:

  1. Buenos días, Íciar. No conocía este título, pero has conseguido despertar mi curiosidad: “ya no es amor: tan sólo soy una costumbre”. Me quedo con esta cita y la esperanza de encontrarlo en la biblioteca. Me lo recomiendas, ¿verdad? Un abrazo y buen fin de semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Offuscascatio,
      Sí claro. Está basado en lo que la misma Simone de Beauvoir sentía sobre su relación con Sartre cuando ya tenía unos añitos. Esto ya de por sí es atractivo, porque te permite conocer y entender un poco la realción de estos dos filósofos. Luego, está contado de forma muy sncilla, y es fácil que el lector comprenda e incluso se sienta identificado si tienes cierta edad. Curioso en esas parejas unidos con lazos emocionales tan fuertes, y que al mismo tiempo, a ratos, cuando lo negativo sobre lo positivo es valorado, lo frágil que ese lazo se vuelve. Es una lectura fácil, entretenida, y toca aspectos de las realciones de pareja que todos conocemos o intuimos.
      Sí, puedes fiarte :D

      Eliminar
    2. A las dos, el libro es de estos de letra gorda y apenas 100 páginas. Y de lectura fácil, ¡ojo!

      Eliminar
    3. Eso de que es una lectura fácil me anima :) Es curioso que lo menciones, porque la mayoría de mis mejores lecturas de 2013 se centraban esencialmente en el tema de las relaciones en pareja. Gracias,

      Eliminar
  2. Que interesante todo lo que nos traes siempre, en este caso no conocía el libro. Y desde luego muy adecuado para la gente que os acercais a esa determinada edad (jajajajaj).

    En serio, me gusta leer a esta escritora (y filósofa) y creo que este libro me puede interesar. Oye, que interesante debió ser la convivencia entre estos dos personajes, en Rusia, Paris o dende sea. Pero igual yo cambio un poquito de interés por un poco más de pasión jajajaj pero vete tu a saber lo que había realmente entre ellos; con la contestación que le has dado a Offuscatio, veo que también a mí me lo recomiendas ... Y me fío (como del caserío jajajaj )

    Feliz fin de semana, y felices demás días jajjja (cómo añoro los muñequitos :P )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana,
      jajajaja, ¡pero que morro! jajaja, "OS acercáis a esa determinada edad" jajaja.

      En fin, jovencita, decirte que no he sabido reflejar lo que el libro lleva, pero me aprovecho contigo un poquito: sobre la pasión, pues también se podría decir que hay, aunque sea el espejismo del pasado, pero como es la otra cara del asunto, también te interesará. Ella no busca ya el sexo, pero sí ser buscada, así que hay celos silenciosos, hay nostalgia por creer no haber vivido tu feminidad de forma más abierta, menos rígida, de haber sabido manejar el no dejarse dominar por un hombre y a la vez poder seguir el juego amoroso, no sé bienn cómo explicar esto. En él, (a pesar de esa relación que se dice que tenía con una amante), sin embargo, parece que le basta solo con ella, pero sabe que a ella ya no le basta con él, que necesita de sus amistades de París, que si no se aburriría.
      Y el lamento de haber perdido el recurso de hacer el amor en sus discusiones. Es gracioso cuando ella dice: “La confusión continúa. El conflicto era humo sin fuego, y a causa de su misma inconsistencia, no se había disipado del todo”.

      Te va a gustar, Susi.
      ¡Buen finde joven!

      Eliminar
    2. A las dos, el libro es de estos de letra gorda y apenas 100 páginas. Y de lectura fácil, ¡ojo!

      Eliminar
    3. Mira que curioso, me he marchado con la curiosidad de ese 4º punto de tus notas y regreso a hacerte un comentario y veo que me has contestado sin preguntar ... ¡Como se te nota la experiencia que te da la vida tan placeada que llevas (no los años... Que también)! jajajaja

      Ya lo estoy buscando, Icíar :D

      Eliminar
    4. Podría decir: ¡Mission accoumplished! jajaja, pero no, no pretendo haceros picar. Pero seguro que te va a gustar. Nos toca, pichoncito :P

      Eliminar
    5. POR ELLO HAY QUE EVITAR TODA COSTUMBRE Y EL LADO SORPRESIVO DEJA DE NUTRIR EL TEDIO SI EN REALIDAD SE PRACTICA TODA VIRTUD DESDEÑANDO TODA VIRTUALIDAD PARA QUE LECTOR ADQUIERA SU PROPIO PROTAGONISMO NO EL ISTMO LE SEPARA PARA ADQUIRIR UN CRITERIO PROPIO

      Eliminar
  3. De nuevo me descubres un libro y por tu reseña, y por lo que cuentas en los comentarios, muy bien apuntado que me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Lo reconozco, Simone de Beauvoir está entre mis eternos pendientes. Este puede ser un buen título para sacarla de ahí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lammermoor,
      Bueno, yo me he estrenado con ella con éste también, si te sirve de consuelo :D

      Eliminar
  5. Pues me gustaría leerlo, o al menos leer algo de la autora =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Ayy Icíar, no puedo creer que tuviera tanto tiempo sin venir a visitarte...¡este también me lo llevo apuntado! nada que este 2014 voy a leer casi puras recomendaciones tuyas ;) (también extraño a los monitos)

    Así que vas para los 60´s...(bueno, vamos todos los que no hemos llegado ahí aun) ;-) jajaja ¡se las avienta buenas Susana!

    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibliobulímica,
      Jeje, veo que vos sos también una ¡¡¡jovencita!!! (dedo índice enérgicamente apuntando al cielo :P)
      Nos toca, jajaja, nos toca.

      Eliminar
  7. Este ya lo tengo reservado como lectura para la vacaciones de Semana Santa.
    Un abrazo, Icíar!

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a "Los mil y un libros".
Es un placer tenerte aquí.
¡Gracias por comentar!