31

El triunfo de la belleza

Escritor: Joseph Roth

COMPRA
Hay mujeres que 'pierden' a los hombres, que como unas víboras se enrroscan y los engañan, haciéndoles creer culpables de lo que en realidad no lo son; sintiéndose enfermas hasta que la misma enfermedad aparece, todo sea por controlar y subyugar al hombre, por resistirse a lo que deben cumplir.
Enfermedades que utilizan como si fuesen las mejores armas de defensa. Pero estas enfermedades no siempore acaban con ellas, ya que muy bien pueden acabar , sin embargo, con las de sus “buenos” maridos.

En esta vida de engaños en que a la mujer le gusta desenvolverse; con esa tendencia natural a determinar su comportamiento exclusivamente “por el amor”, se sienten ociosas. No tienen “hambre”, pero son “golosas”, y se sacian con 'deslices', que las curan de sus enfermedades más que las benéficas aguas termales. Todo esto es la mujer que ciega al “buen” hombre. Todo esto es la mujer de este relato de Joseph Roth.

Con esta descripción sesgada, el narrador nos argumenta con un ejemplo, esa naturaleza de la mujer de cierta posición de principios de siglo XX, con una visión tan parcial y superflua, como la superficialidad que de la misma mujer se quiere transmitir.

De aquí el nombre de “El triunfo de la belleza”, pues en esa misoginia, el título cree encerrar una venganza, y es ésta:
La belleza de la mujer, que momentáneamente parece que triunfa, pronto desparece también. Es por fortuna, pasajera. En cambio “aquellos hombres que han conseguido sobrevivir” a los engaños femeninos, a sus espejismos, “son recompensados por la naturaleza” ya que su belleza, menos llamativa, perdura en el tiempo.

El relato está lleno de prejuicios-cliché, no sólo en la figura central de la mujer, sino también en otros áreas del pensamiento, que por poner algún ejemplo: cuando analiza la ambición, por decir algo, se considera que  es una característica del hombre de baja posición social, ya que el hombre verdaderamente noble es anónimo; O ese querer clasificar a las personas según elijan a Mozart o a Wagner. (La mujer sería de Wagner, el hombre de Mozart)....

Como cosa buena, diré que me he reído en más de una ocasión, me ha parecido tan misógino, que a mí me ha resultado, a ratos, algo cómico.

Como despedida y para que no se me olvide, el libro es digno de ir a una librería, y por curiosidad, coger exactamente la última hoja y leerla. Todo el rencor, resentimiento y amargura, del narrador de la historia, por no decir del escritor, sobre lo que piensa de la figura femenina, resumida en unas cuantas líneas.
 


31 comentarios:

  1. No conocía el libro pero no me llama especialmente la atención, así que en este caso lo dejaré pasar. Besos

    ResponderEliminar
  2. Mientras leía tu reseña recordaba a otro Roth, a Philip, otro escritor Judío, actual en este caso, con el que he discutido mcuhísimo mientras lo leía (y al que hay mucha gente que apoya para que le otorguen el Nobel de literatura, que no yo), misógino y egocentrista.

    ¿Serán familia? jejeje

    No dudo que la novela estará estupéndamente escrita, narrada con elegancia y como dices con algunas pinceladas de humor. Pero me temo que si la leo... También discurité con él :l . O no?

    Eso intuyo de tu reseña pero ... Ya me dirás

    Un besico !

    ResponderEliminar
  3. ¡Uys, qué bien! Un libro que dejo pasar. Y es que este tipo de literatura tan misógina me pone de los nervios, y me veo ya soltando improperios variopintos mientras lo leo. Y ya está una bastante enfadada como para estarlo aún más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que aunque pinta muy bien tengo que dejarlo pasar y no apuntarlo en la lista que está a reventá =)

    Feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  5. TATTY:
    Pues haces bien :o hay mucho que leer, creo que lo único bueno que tiene es comprender un poco por la literatura del momento, la mentalidad de una época.

    SUSANA:Yo tampoco sé si serán familia, pero desde luego que el apellido, con lo que me dices, ya queda más que marcadito :p, jeje.
    Bueno no sería el hombre que te regalaría para tu cumpleaños, eso seguro :o
    Menos mal que también estaba Ibsen :a ¿verdad? y al final, el paso del tiempo, parece que fue a este tipo de escritores que analizaban una sociedad a quienes dio la razón.

    Besicos :g para las dos

    ResponderEliminar
  6. MARGARI:
    Bueno, ya sabes, a veces nos gusta sorprendernos, y este tipo de cosas lo consigue, en mi forma de ver, a veces tanto, que no puedes una sino reír :c

    MARINA:
    Totalmente prescindible para mi gusto, Marina. Salvo por la curiosidad de ver el mecanismo que hace que el pensamiento vaya por unos determinados derroteros, tomando de la realidad sólo determinados datos. :d

    Besos a las dos :g

    ResponderEliminar
  7. Anda, pero que regalas hombres para los cumples...?????:n :n :n (sin que se entere mi marido, que no somos una pareja muy moderna :j) te diré que el mío es el 6 de Agosto JAJJAJAJAJAJ

    ResponderEliminar
  8. SUSANA:
    Vale, vale tomo nota de la fecha, :c :n :c :n, y tú pórtate bien, que si no te doy uno de estos, a modo de carbón, para que sepas lo que es bueno :o

    ResponderEliminar
  9. Y este libro? Pues bueno, hay más de un misógino andando por ahí. Creo que esa última página sería un balde de agua fría después de tantas hojas, que a ratos, pudieran parecer hasta cómicas (Pink Panter dixit).
    En fin, por lo que dices sólo me llama la atención el título...Saludos desde este lado del Atlántico.

    ResponderEliminar
  10. MALDONADO:
    :c :c Pink panter non dixit que es cómico. En realidad quería decir que a mí me hizo reír, pero no por cómico, sino por la sorpresa de la misoginia, más bien. Algo así, como :e ¡¡¡ahhhh!, y terminar riendo.
    En realidad son muy poquitas hojas, es más un relato que una novela :k
    Saludos para ti también :g

    ResponderEliminar
  11. Mira que le tenía yo ganas a esta autor; era amigo personal de Stefan Zweig y me apetecía leer algo de él. Tu reseña echa por tierra esa ilusión... Lástima!
    Besos,

    ResponderEliminar
  12. No es un libro que me llame particularmente la atención y menos si tiene puntos de misoginia...
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  13. Joer, no sé que decirte. Por un lado me llama pero por otro, con lo que has contado sobre como habla de la mujer, creo que lo dejaré pasar. Otra vez será... También me gustan las entradas donde descarto libros ;-)
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  14. Pues me alegro de que al menos te haya hecho reír, a mí me han entrado ganas de darle con un zapato (de tacón de aguja) al autor :o. Me da que este no sube a mi lista.
    :g

    ResponderEliminar
  15. Bueno, evidentemente el libro del señor Roth no te cayó demasiado bien: prejuicioso, misógino, resentido, rencoroso ... uyyy! Esos adjetivos pegan como cachetadas!!!!
    Con lo que decís me alcanza para saber que hasta podría caerme peor!
    Beso
    Marcela

    ResponderEliminar
  16. CARMEN:
    Bueno, también vale para entender la mentalidad de una época y la vida tan limitadita en la que tenían que adaptarse las mujeres :p. (pero sí, a mí me aburren estos temas).

    KYRA: Estoy contigo :o

    MARIA: Para mí también es un alivio eso. El libro está bien escrito, pero es la antítesis de Ibsen, creo que J. Roth era un hombre de su época muy conforme con las reglas y limitaciones que regían en el aspecto de las relaciones sociales, sobre todo en la vida tan encorsetada que debían llevar las mujeres. No hay crítica de por qué se comportaban de una determinada manera, sencillamente las calificaba y punto.

    BOOKI: Bueno, yo creo que tú te lo comes :j (al escritor, no al libro :m), jajaja :c

    MARCELA:
    :c :c me hace gracia porque todo lo que dices es la imagen de él que se me ha quedado. Pero no fiaros de mi ¿eh? :m

    Un abrazo para ¡¡¡TODAS!!! :c :g

    ResponderEliminar
  17. Que curioso...., me recuerda desgraciadamente a mi exmarido (yendo de pobrecitos los hombres),cuando son ellos los que tienen la sartén por el mango, haciendo creer a la sociedad que los maltratamos y haciendonos creer que valen más dos tetas que dos carretas. Nos tienen cuando les da la gana. Lo de MOzar nos va a nosotras pues tenemos más imaginación, para aguantar tanta insensatez.:l :t. Por nosotras jajaajaj Un saludo. Aite

    ResponderEliminar
  18. AITE:
    ¡Claro! Supongo que por eso pasó a la historia con la condecoración de "ex" :o
    Me alegra que te animes a "hablar" y te lances "comentar" :j
    Un abrazo :g

    ResponderEliminar
  19. Gracias por valorar mi comentario.jajajaj:q
    :g Aite

    ResponderEliminar
  20. AITE:
    :c :c de nada, de nada. Ahora bien .... ahora no pares :m
    :o

    ResponderEliminar
  21. jajajaja. Amargura y misoginia a raudales, veo. Cómica a ratos. No es mi novela, entonces;) Gracias por el aviso.

    ResponderEliminar
  22. KARO:
    Está mal que yo lo diga. Se supone que el escritor es uno de esos "consagrados", y seguro que será así, pero a mí estos temas también me cansan un poquito, pero supongo que en otras facetas, será estupendo :a
    Un abrazo :g

    ResponderEliminar
  23. Siiiii, te lo garantizo jajaaj :d
    :h Un beso
    Aite

    ResponderEliminar
  24. No conocía el libro y me ha gustado tu reseña mucho, pero el libro no me llama la atención y además, conociéndome, creo que con tanta misoginia acabaría de muy mala leche así que mejor lo dejo pasar. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  25. GOIZEDER:
    Haces bien. Escribe bien el escritor, de eso no hay duda, y supongo que a ti también te gustaría, eso no lo critico. Pero claro, uno es libre de elegir los temas que más le interesen, y el pensamiento que más te aporte. Así que ya te digo, haces bien :d
    Besos para ti también :g

    ResponderEliminar
  26. Pues menudo machista, pero precisamente por esa misoginia me apetece leerlo, creo que tomado con humor puede tener hasta su gracia y todo. Bsos

    ResponderEliminar
  27. Uno que no voy a leer, pues este tipo de historias me ponen de mal humor, ¿y qué necesidad hay de pasar un mal rato?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. CAROL:
    Bueno Carol, el humor es el que una le ve. Creo que el libro no lo pretende, aunque a ratos hay una ironía original. A mi me pasó que cuando cogí el libro me hice una idea con su título no muy acertado, pensaba que me iba a aportar ese otro tipo de cosas que te hacen sentir tan bien. Cuando empecé a leerlo, me dije, ¡bravo! esto promete, jeje. Hasta que me di cuenta del profundo prejuicio del escritor, y cuando llegó al capítulo de ¡venga, saca la lengüita al doctor! y el escritor describe esa lengüita como la de un ofidio, pues ya empecé a reír del shock :c

    LUISA:
    Pues sí, y más con todo lo que hay por leer. Se puede elegir. Aunque si tuvieras que hacer un trabajo sobre la evolución del pensamiento misógino, y si existe o no ... éste libro sería muy convenienete, jeje :c

    BESOS A LAS DOS :g

    ResponderEliminar
  29. Lo he leído, con atención describo: Existen seres que destruyen que aplastan, hombres y mujeres lo hacen. Odios, rencores tristezas, abandonos; todos son parte humana, me parece a mi que lo hace el autor para describir una realidad intrínsecamente humana: "No hay amor puro hay contradicción, e irredentos humanos que se redimen en sacrificar su vida entregada al aplastamiento de la voluntad fuerte e invisible de otro"
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compuprofe,
      Me gusta muchísimo Roth, y eso que fue con este libro con el que me estrené, y aun así desde entonces de cuando en cuando voy cogiendo otro de los suyos. Este es su libro más misógino, creo yo. Lo que comentas es verdad, pero en esta novela eso sólo lo atribuye al sexo femenino, como una característica del sexo. Esto convencida por otra parte que ese teatro ante el hombre y manipulación con la supuesta debilidad, y coqueteo ... todo eso puede ser, pero aún así lo encuentro misogino, muy misógino, porque se olvida algo fundamental, la mujer quedaba recluida en esa jaula dorada, de vestiditos, dulcificados caracteres, desmayos, de la casa de verano a la de invierno, sujeta al hombre .... Eso tan horripilante tendría que salir deformado por algún lado, ¿no? y eso es a lo mejor lo que veía Roth. Pero hay otros cono Ibsen que miraron en la raíz del problema.

      Eliminar

Bienvenid@ a "Los mil y un libros".
Es un placer tenerte aquí.
¡Gracias por comentar!