24

El pato salvaje

Escritor: Henrik Ibsen

COMPRA
“El pato salvaje” me ha parecido una obra de teatro de lectura aparentemente sencilla, amena, y con cierta expectación, pero con tantos matices y condensada en ideas que bien valdría una buena discusión, como siempre que se trata de decidir sobre las actitudes a adoptar ante la vida, y lo que es bueno, malo, valioso o inútil.

En el entorno de la sociedad de finales del siglo XIX, esta obra de teatro parte del símil de lo que es la caza del pato salvaje, donde parece ser que cuando tras el tiro, éste no muere, sino que queda herido, el pato se sumerge en el agua agrrándose con el pico a las algas o a cualquier otro saliente que le permita no emerger. Siendo el perro el que finalmente va a por él y lo saca a la superficie.
Y hablando de perros … ¿qué es mejor: agarrarte a las algas y “morir en la oscuridad”; o que te salve el perro de morir ahogado para luego dejarte a los pies del cazador?

Hjalmar Ekdar vive muy ajustado con su familia. Unos años antes de casarse, gozaba de una buena posición social, antes de que su padre cayera 'en desgracia'.
Ahora como un pato herido, y con una melancolía que ya no le abandonará nunca, trata de seguir adelante, adaptándose a su nueva situación con algunas muletas fantasiosas, como 'eso' que guardan tan maltrecho en el desván, y alguna “mentira vital” que le dé cierto brillo a su existencia.
Pero hay más, no sólo eso, y esto es lo bueno de esta joyita de obra de teatro.

Por otra parte tenemos a Gregorio Werle, que es un antiguo amigo, todavía de posición, de Hjalmar Ekdar. También tenemos al padre de éste, que algo pudiera haber tenido que ver en la caída de la familia Ekdar. Y a los 'curiosos' vecinos de los Ekdar.

A partir de aquí, los personajes de la obra irán interviniendo directamente en la vida de este Hjalmar Ekdar.
Gregorio, prototipo del pensamiento rígido (o más bien doctrina) de la época, en lo referente a lo correcto e incorrecto. Para el que “la exigencia del ideal” hace que su verdad idealizada sea la gran bandera, donde un pasado tiene tanta importancia como el mismo presente. El presente no tiene valor alguno, si el pasado no es bien conocido y asimilado.
Luego está la postura del médico vecino de los Ekdar, que piensa todo lo contrario, cree en la necesidad de inventar en el mediocre una “mentira vital”. Dice él: “entre las dos palabras, ideal y mentira, no hay más diferencia que la que hay entre tifus y fiebre tifoidea”

Y ante tanto supuesto “perro” que a su vez bien merecerían la calificación de “pato salvaje” herido, creo que Ibsen pone en los personajes de las mujeres las posturas más auténticas, naturales, y al mismo tiempo más alejadas de las teorías. A mí el personaje de la niña, en concreto, desde las primeras apariciones me ha enamorado e inquietado, y será la 'decisión' final de ella, que no te dejará indiferente, la que ponga punto y final a esta obra de teatro, que podría continuar y continuar ...
 

24 comentarios:

  1. Siendo una obra de teatro no me animaré con él, no soy muy aficionada a este género, creo que lo abandoné en el instituto y ya no lo he vuelto a retomar. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hace bastante tiempo que no leo teatro. Pero me has picado la curiosidad con esta obra, así que si la encuentro por mi biblioteca, creo que la pillaré.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el teatro. De Ibsen tengo en casa "Casa de muñecas". Cuando lo lea quizá me anime con El pato salvaje".
    Te he dejado un premio en mi blog.
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Icíar, mis más sinceras felicitaciones.

    No es fácil reseñar y resumir una obra como esta llena de simbolismos, un libro que tiene tantas aristas y matices como puede tener el ser humano, y no solo en su comportamiento sino en sí mismo.

    Estoy completamente de acuerdo contigo en todo lo que dices, y yo que me muevo por el mundo de los Tribunales, puedo comprobar, como ocurre en esta obra, que no siempre la Justicia resulta justa.

    Yo creo, fíjate, que todos arrastramos alguna “mentira vital”, lo que pasa es hay algunas que son enormes!!!!

    ¿Quien es ese pato salvaje que prefiere morir a conocer, a luchar, a saber… ?

    Si la sociedad ya estaba así de enferma cuando la contempló Ibsen…

    Porqué es tan importante haber leído a estos clásicos de la literatura (y del pensamiento)??? Porque de no haberlos leído es muy difícil acercarse a lecturas modernas de cierta profundidad, como ocurre con “Pudor y dignidad”, obras muy buenas pero que requieren del lector un cierto conocimiento de otras obras clásicas.

    Es como intentar comprender gran parte de la literatura española sin haber leído el Quijote, o a Quevedo…

    Jope! Ahora me doy cuenta de lo mucho que he escrito. Pues ya vale :p

    Por cierto... Feliz fin de semana. Te has ganado un descanso amiga!

    Un besico! :g

    ResponderEliminar
  5. Bueno a veces es sorprendente como una obra sencilla y amena esconde matices que impresionan y que le dan valor. Enhorabuena por la reseña!

    ResponderEliminar
  6. Me encantas. Tanto reseñas un poemario, como una novela como una obra de teatro... y las tres de manera que te apetece leerlas. Ains, tenías que animarte a reñesar un suplemento del BOE, que de seguro iba a ser ameno!!

    Una pregunta: el final está bien? Me inquieta eso de que podría continuar y continuar y continuar...

    Besiñoss

    ResponderEliminar
  7. Icíar estoy de acuerdo con lo que te ha dicho ochentera :n con el BOE tendrías resuelto el problema de las entradas... :d
    Bueno me ha parecido muy interesante el tema del libro y lo bien traído que está la metáfora del pato salvaje que prefiere morir ahogado antes que dejarse humillar por los cazadores.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Este no me lo voy a apuntar, que no me gusta mucho leer teatro y ya tengo bastante pendiente en casa.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. Interesantísima reseña! Tomo nota porque a mí el teatro me gusta bastante.
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  10. mmmmmm, a mi el teatro la verdad es que no mucho, de momento lo dejo pasar lo cual no quiere decir que no me haya gustado tu reseña que es fantástica :m
    besines

    ResponderEliminar
  11. TATTY:
    Creo que a veces los colegios más que enseñarnos, nos enseñan a aborrecer antes de tiempo :o
    No te creas, pero yo llevo muy poco tiempo leyendo un poco de teatro de vez en cuando :a

    MARGARI:
    Creo que no te arrrepentirás. El teatro lo bueno que tienen, es que necesita estar muy sintetizado, porque yo diría que es como un guión, que no úede ser representado más que en un par de horas. Por eso, supongo que todo lo escrito tiene que estar muy aprovechado para proyectar la idea que pretende transmitirnos su autor :j

    CARMEN:
    Conociéndote un poquito, creo que casa de muñecas te va a gustar bastante. Te da un sus to de muerte, jeje, y ésta también tiene un final sobrecogedor :a
    ¡Ahora mismo voy para allá! Sea lo que sea, ya te doy las gracias por anticipado :t

    Besos a todas :g

    ResponderEliminar
  12. SUSANA:
    Me ¡has dejado impresionada! :h
    Te doy toda la razón con la reflexión que has hecho sobre los clásicos. Un poquito de culpa tienes en eso, :o, me refiero q este Pato salvaje, :a
    Ahora, ya tengo próximo el de "Pudor y dignidad", porque me ganaste con ese profesor y todo el ambiente noruego por conocer :a

    Gracias, siempre tan generosa. Muchos besicos :g

    ResponderEliminar
  13. MARINA:
    Gracias querida. Es que por eso son clásicos inmortales :a

    OCHENTERA:
    El final, Ochentera, te va a dejar ... ¡no te lo digo!¡Ala! Mira este Ibsen, tanto aquí como en "Casa de Muñecas" se reserva unos finales que te dejan ... ¡no te lo digo! :o

    Me has hecho reír con lo del BOE, se nota que andas por esos mundos también. Pero no, lamento decirte que el BOE ha podido conmigo :i

    Un abrazo a las dos :g

    ResponderEliminar
  14. ANTONIO:
    ¿Tú también con lo del Boe? jajaja :c
    ¡Mira que todo puede ser! ¿Eh?

    LUISA:
    Entiendo bien lo de los libros pendients :o

    Besos a los dos :g

    ResponderEliminar
  15. MARIA:
    Si el teatro te gusta bastante, tanto éste, como el de Casa de muñecas del mismo escritor son fantásticos. Y los finales .....

    SONIA:
    :c jaja, qué graciosa, ¡vale! ¡vale!

    Besos a las dos :g

    ResponderEliminar
  16. Hola, Iciar. No suelo leer teatro a pesar de que me gusta mucho y procuro verlo; es que creo que está concebido más para ser representado que leído.
    Aún así, después de tan estupenda reseña lo apuntaré en mi plan infinito.
    El comentario de Susana, con el que coincido plenamente, me hace pensar en un libro que estoy leyendo de Chirbes en que menciona precisamente eso que ella dice.

    P.d: anécdota tonta. La primera vez que fuí al teatro la obra representada era Casa de Muñecas. :a

    ResponderEliminar
  17. Icíar, lo único que leí de Ibsen es Casa de muñecas, pero con esta crónica tan genial YA me voy a poner en campaña para conseguir este libro!. Me encanta el género dramático y no sé por qué razón lo leo tan poco!
    Beso
    Marcela

    ResponderEliminar
  18. Entre este y Casa de muñecas me estás tentando!! QUe ya sabes que el teatro me gusta bastante. Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  19. LAMEMOOR:
    La anécdota es una suerte, a lo mejor por eso te gusta tanto el teatro :d. Yo la primera obra que vi fue la de "Seis personajes en busca de autor", no sé si era la obra en sí, o los actores, pero no me gustó nada.
    Sin embargo, leído me gusta, porque es como un guión, que me permite parar o rebobinar cuando lo necesito. Aunque llevo muy poquito tiempo leyendo, de vez en cuando, una obrita. Ahora quiero a Shakespeare.

    MARCELA:
    Casa de muñecas fue el primero que leí de Ibsen, y me pilló de sorpresa :e, porque no sabía lo que iba a encontrar. Así, que casi me da un infarto en el final :e, pensaba que por ser la época que era, eso no iba a pasar.
    Pues nada para eso estamos, para irnos tentando. Yo ya he pedido el de las viudas, aún me acuerdo de lo que contabas de Argentina y la inseguridad :p ...

    VERO:
    Pues a eso se le llama ojo por ojo :o, pero sin quedarnos ciegas :k, jeje. Porque si no recuerdo mal, en el teatro, me tentaste tú primero con la Casa de Bernarda Alba :m

    Besos a las tres :g

    ResponderEliminar
  20. No suelo leer teatro, pero tu reseña me ha encantado y el libro parece muy interesante, así que me lo apunto.

    ¡Un abrazo, guapa!

    ResponderEliminar
  21. Q pintaza tiene! Solo he leído de él casa de muñecas que me gustó muchísimo, va siendo hora de repetir con este autor, gracias por recordármelo. un beso

    ResponderEliminar
  22. Primero de todo decir que me alegra mucho tener a LAS DOS CAROL juntas :n

    CAROL de La Guarida:
    Lo bueno del teatro es que te permite leerlo en tan solo unas horas, y si eliges bien ... los clásicos son perfectos. Creo que siempre dejan poso :p

    CAROL de 10.15 Saturday Night:
    Es que a tí seguro que te va a gustar. Mira que me has dejado fastidiada con el de Ishiguro. No creo que tarde en pillarlo ...

    Besos a las dos :g

    ResponderEliminar
  23. Mira tú donde termino!!
    Me lo he comprado y buscaba impresiones. Aparece de forma relevante en el último libro de John Irving y me ha picado y mucho la curiosidad.
    Me pondré con él en cuestión de días.
    Me ha gustado tu reseña, gracias!
    Besos

    ResponderEliminar
  24. MIENTRASLEO:
    :c :c si es que la blogosfera es un pañuelo. Estaré pendiente cuando lo saques en tu libreria. :2s

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a "Los mil y un libros".
Es un placer tenerte aquí.
¡Gracias por comentar!